Proyecto de vida

Proyecto de Vida, Coaching Vocacional y Realización Plena del Ser

Renzo Salazar

Filósofo / Coach / Pdte. IAC Venezuela

@renzosalazarb

Generalmente, cuando se habla de proyecto de vida, existe la tendencia a relacionar este concepto con un programa de orientación vocacional donde se ofrecen consejos para jóvenes que están en sus últimos años de estudios de la secundaria y que necesitan tomar una decisión educacional con miras a un futuro profesional promisorio que le brinde oportunidades para conseguir un buen empleo, producir dinero, viajar y adquirir los bienes que pueden proporcionarle seguridad y “éxito” en la vida.

Por otra parte, el proyecto de vida, también ha sido visto como una especie de programa correctivo de conducta o medio de socialización promovido por padres, consejeros, orientadores y educadores, en la que se busca adaptar a los jóvenes a formas de vida preestablecidas o socialmente aceptadas, a fin de evitarles, supuestamente, en el futuro situaciones de riesgo que los conduzcan por “malos caminos”.

Partiendo de mi experiencia profesional como coach de vida, el proyecto de vida no se reduce a una fórmula para el éxito ni a un plan de reorientación de conducta juvenil. Lo primero que quiero desmantelar es la creencia de que el proyecto de vida es un asunto de adolescentes; si bien es una etapa crítica inicial de la vida cargada de intuiciones, sueños y vislumbres de futuro, que requiere especial atención y escucha, el diseño de un proyecto de vida es un proceso que abarca el resto de la vida en cualquiera de sus etapas y situaciones particulares. Es de hacer notar que el perfil de la mayoría de mis clientes y participantes en mis talleres sobre el tema son adultos jóvenes y de mediana edad con un tiempo en el ejercicio profesional, muchos con familias establecidas y ocupando cargos directivos y ejecutivos en sus organizaciones.

Ante la mirada de la sociedad, estas son personas exitosas que han alcanzado importantes logros académicos, profesionales, económicos y sociales, pero que se perciben a sí mismos en una situación de desequilibrio, descuido o abandono de otras áreas de su vida, y en algunos casos de pérdida de sentido existencial y significado. El escritor Joseph Campbell usa la siguiente ilustración: “Los primeros treinta y cinco o cuarenta años de nuestra vida los pasamos esforzándonos por subir una escalera alta para alcanzar la cima de un edificio; cuando finalmente llegamos, nos damos cuenta de que recostamos la escalera contra el edificio equivocado”.

La situación no es para alarmarse, la llamada crisis de mediana edad puede representar un período favorable para tomar conciencia de una misión de vida que nos movilice a una nueva etapa de nuestra existencia con sentido de balance en todo lo hacemos en la vida. Esta ha sido parte de mi experiencia personal, y acompañar a otros en este proceso vital de descubrimiento y cambio representa una de mis mayores satisfacciones profesionales.

En cierta ocasión, un hombre de 65 años de edad, constructor de obras civiles, participó en uno de mis talleres vocacionales, ya que, según él, necesitaba clarificar sus proyectos personales y hacer un plan para los próximos 15 años. En otra ocasión, una saludable mujer de 74 años estimó su línea de tiempo vital en 6 años, es decir, dejaría de existir en este mundo a los 80. Al finalizar el taller ya había extendido su proyecto vital unos 4 años más, según la nueva visión de vida que estaba asumiendo. Para muchos, el tiempo de jubilación es otra etapa crucial de la vida, el acompañamiento empático por parte de un coach puede hacer que la jubilación sea realmente jubilosa, ayudando a los adultos mayores a enfocar nuevos proyectos existenciales para este tiempo cumbre de su trayectoria de vida. Es notable el ejemplo del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer que, con más de 100 años de edad, seguía activo e involucrado en nuevos proyectos. Comparto lo dicho por el cineasta francés Jean Cocteau: “Entre más viejo me hago, más me doy cuenta de lo que no envejece son mis sueños”.

Otro aspecto que quiero enfatizar es que el proceso de acompañamiento para la elaboración de proyectos de vida, no está limitado solo a la toma de decisión de carrera o trabajo y al desarrollo de la profesión. Este es uno de los factores importantes de la vida, sobre todo en la etapa estudiantil e inicios del ejercicio profesional, pero no es todo lo que la gente busca. Como dije antes, según los convencionalismos sociales muchos profesionales son gente exitosa, su vida se orienta hacia el logro y tienen una importante capacidad de gestión de sus propias vidas, pero algunos manifiestan insatisfacción con su quehacer cotidiano.

Entonces, ¿por qué tantas personas no están felices con su trabajo y profesión? En el marco de una sesión de coaching, después de un proceso de escucha y conversación socrática con el coachee, uno de los elementos que surgen de este camino de introspección es el sentido de propósito de vida, la búsqueda de significado a lo que se hace en la vida. Una buena profesión, un buen trabajo y una agenda llena de actividades no quieren decir, necesariamente, que se esté cumpliendo algún propósito o vocación existencial.

En la construcción de un proyecto de vida, el coaching vocacional trasciende la decisión educacional u ocupacional y la construcción de carrera, a menos que estos sean objetivos definidos por el coachee, lo cual es perfectamente válido. Sin embargo, para aquellos que buscan un propósito trascendente o una misión de vida más allá de la autorrealización profesional, el coaching vocacional apunta al desarrollo de una manera de vivir alineada con el auténtico SER de la persona, donde los elementos personalidad, intereses, habilidades, valores y creencias confluyen en perfecta correlación armónica.

El QUEHACER de la vida, el trabajo, la profesión, la ocupación u oficio serán la expresión del ser auténtico. No se trata de cumplir la gastada declaración de ‘llegar a ser todo lo que queramos ser y lograr todo lo que nos propongamos hacer’, adoptando esquemas de vida irreales que lo que hacen es imponer cargas ajenas y conducir a falsos objetivos. Desde la perspectiva metafísica de la búsqueda de la realización plena del ser, el proceso se simplifica, somos libres de ser la persona que somos y vivir de acuerdo a nuestra singular misión de vida. No habrá necesidad de seguir proyectos de vida social o culturalmente impuestos ni de imitar estilos de vida que no estén alineados con nuestra auténtica razón de ser.

En este proceso de búsqueda interior y toma de conciencia de nuestra verdadera naturaleza, la definición de la misión personal constituye el elemento integrador que mantiene en equilibrio todas las áreas de la vida. Ahora bien, esto no es algo que sucede por una confluencia extraña de energías ni por recitación mántrica de afirmaciones positivas, esto implica seguir todo un proceso consciente de reflexión, decisión y acción orientada hacia el cambio. El diseño de un proyecto de vida no representa un frío esquema metódico y estructurado de planificación de actividades, tareas, objetivos, estrategias y cronogramas, más bien es una experiencia de aprendizaje del arte de vivir la vida en plenitud.

A fin de cuentas, lo que se busca en un proyecto de vida es la construcción de una vida con sentido pleno, en libertad, autenticidad y responsabilidad consigo mismo y con el mundo. Para ello es necesario cultivar un estilo de vida saludable, realista, positivo, de paz interior y tranquilidad con nosotros mismos y los demás; realizar proyectos e iniciativas nacidas de nuestro ser y basadas en nuestra misión, que contribuyan al bien a los demás; desarrollar nuestras capacidades, trabajar en lo que amamos hacer y disfrutar de los beneficios de nuestra labor y esfuerzos personales con contentamiento y sentido de gratitud. En mi experiencia de coaching, el proyecto de vida es un camino de transformación interior y de búsqueda espiritual hacia la realización plena de nuestro ser.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (2 votes cast)
Proyecto de Vida, Coaching Vocacional y Realización Plena del Ser, 4.0 out of 5 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*